• Noticias 2
  • 1
Viernes, 15 Abril 2016 12:41

Expertos españoles e italianos alertan en la URJC de que “La libertad de prensa está en peligro”

  • Alberto Spampinato, fundador de “Ossigeno per l`informazione” participa en un coloquio en la URJC

La libertad de prensa en las sociedades occidentales se encuentra en grave riesgo y el ejercicio del periodismo independiente y crítico afronta cada vez mayores dificultades. Esta es la principal conclusión de la jornada celebrada en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la URJC sobre “Nuevos desafíos europeos de la libertad informativa”.

Participaron el periodista italiano Alberto Spampinato, fundador y presidente de la ONG “Ossigeno per l,informazione”; el secretario general de la sección española de la Asociación de Periodistas Europeos (APE), Miguel Ángel Aguilar; la también periodista Yolanda Quintana, de la Plataforma para la Libertad de Expresión y el consultor internacional Joan Barata, que desempeñó un puesto de consejero para asuntos de libertad de expresión en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

El encuentro fue coordinado y moderado por el profesor Mario García de Castro y la inauguración correspondió a la profesora Pilar Laguna, decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. En un breve parlamento de bienvenida y presentación Laguna  reclamó “espíritu crítico en la sociedad para hacer un uso informado y formado de los medios de comunicación” y advirtió de que la libertad de prensa sufre amenazas de muy variada naturaleza, desde la interferencia del poder económico hasta determinadas restricciones de  orden legislativo.

El secretario general de la APE, Miguel Ángel Aguilar, hizo una afectuosa mención a la organización y observatorio periodístico “Ossigeno per l,informazione”, http://www.ossigenoinformazione.it/ señalando que no se podía haber elegido nombre más adecuado porque sin oxígeno no hay vida ni  se aviva el fuego que alienta y calienta la libertad de prensa. A juicio de Aguilar las libertades están amenazadas por la intemperie y por la degradación, por lo que es indispensable el trabajo permanente para garantizar su pervivencia. Recordó que la abundancia de noticias y el exceso de información no representan un triunfo de la libertad de prensa. “Una inundación, un desbordamiento, el anegamiento, son factores indeseables y letales. Lo deseable es agua potable, agua que se pueda consumir en condiciones”, advirtió usando un símil meteorológico. “El buen periodismo debe tener la función de una planta potabilizadora que abastece de agua potable  a la colectividad”. Miguel Ángel Aguilar reivindicó un periodismo analítico, meticuloso,  “el poder de prescripción de la prensa impresa seria”.

Casi 3000 informadores italianos en el punto de mira

Alberto Spampinato, periodista palermitano con décadas de experiencia en la prensa regional y en la agencia ANSA, y cuyo hermano también periodista fue asesinado por la mafia, explicó que en Italia, donde lidera “Ossigeno per l,informazione”, no son sólo las organizaciones mafiosas quienes atentan contra la libertad de prensa.

Su organización tiene acreditados, en los últimos años, casi 3000 casos de acciones, presiones y amenazas contra periodistas italianos para coaccionar su trabajo, intimidarles o interferir en su actividad profesional. “Y sólo un 30 por ciento –señaló- proceden de la mafia. El resto son de otros ámbitos: desde la política hasta los grupos empresariales, pasando por imputaciones legales falsas o reclamaciones económicas desmesuradas.

Señaló que la legitimidad de las sociedades occidentales para fortalecer los derechos fundamentales en todo el mundo, denunciado las violaciones de la libertad de prensa, pasa por ser críticos en nuestros propios países y denunciar lo que ocurre en nuestra propia casa.

Yolanda Quintana, de la Plataforma para la Libertad de Expresión, hizo un pormenorizado relato de las medidas de todo orden, incluidas leyes y disposiciones legales, que están contribuyendo a que se cercene la libertad de expresión en España, desde la llamada “ley mordaza” hasta la precariedad en el empleo periodístico o el sometimiento de la prensa a los poderes económicos.

Joan Barata, consultor que anteriormente trabajó el Consejo Audiovisual de Cataluña y en la OSCE, señaló que está perfectamente acreditado que en la última década se ha producido un retroceso inequívoco en el ejercicio de la libertad de prensa, tanto en los más de 50 países que integran la OSCE, como en el resto del mundo. A su juicio, factores como la lucha contra el terrorismo internacional, estarían sirviendo de pretexto a muchos países para limitar derechos o imponer normas que hubieran sido impensables hace años. Para Barata muchos países están renunciando a la aplicación de principios consagrados en el ordenamiento jurídico internacional para imponer de forma particular medidas restrictivas en el campo de la libertad de expresión, desde el control de las comunicaciones hasta la pérdida de derechos de los informadores para ejercer su trabajo.

Sobre todos estos asuntos se insistió en el coloquio con los alumnos, poniéndose especial énfasis en la precariedad laboral, la subordinación a las exigencias de las empresas, el problema de la concentración mediática en grandes grupos que controlan el mercado publicitario y los circuitos informativos, desde las industrias culturales hasta internet, así como el control político de los medios públicos de comunicación, en concreto los audiovisuales en España e Italia.

El profesor García de Castro, que organizó el acto y moderó el debate, agradeció a la URJC la celebración del encuentro hispano-italiano sobre la libertad de prensa, coincidiendo con el XX aniversario de la URJC, y anunció nuevos encuentros sobre otros aspectos de interés relacionados con los medios de comunicación.