ACTUALIDAD

"El reportaje sin terminar de Berián y Fraile" por Ana del Paso Destacado

Escrito por FCCOM

 

La Profesora del Máster de Periodismo Internacional de la URJC, Dra. Ana del Paso, recuerda a los periodistas asesinados el pasado 27 de abril en Burkina Faso. La autora de este obituario ha sido también corresponsal de guerra y es autora del libro “Reporteras españolas, testigos de guerra”.

 

FUENTE DE LA IMAGEN: AGENCIA EFE FUENTE DE LA IMAGEN: AGENCIA EFE

 

Muchos aspectos frustran a un periodista, sobre todo, no terminar una buena historia. Los pata negra David Berián y Roberto Fraile vieron pasar su vida en cuestión de segundos, sus familiares, sus amigos, todo, antes de su último aliento en Burkina Faso. Yo me pregunto, ¿Qué habrá sido de sus grabaciones, entrevistas, anotaciones? ¿Se podrán recuperar para rematar la buena historia que ellos no pudieron terminar? Seguro que el navarro y el vasco tendrían un segundo antes de expirar para pensar algo así como con la buena historia que teníamos, porque todas eran espectaculares.

Lo creo porque no se conformaban con menos. La prueba está en el legado que dejan y porque en todas las ocasiones han demostrado que ser periodista significa llegar hasta el final, al más puro estilo Ryszard Kaupscinski. El 27 de abril, fueron asesinados junto al conservacionista irlandés Rory Young; se habían metido en la boca del lobo buscando hacer un reportaje sobre la caza furtiva, muy demandada en Burkina Faso.

Los trabajos periodísticos no se limitan a asistir a ruedas de prensa, hay que ir al lugar que nadie desea para contar lo que está pasando porque sin testigos, la impunidad, injustica, atrocidades, genocidio, violación de derechos humanos campa a sus anchas y cada vez, las grandes corporaciones de medios de comunicación envían a menos periodistas.

Desde 1980, doce periodistas españoles han perdido la vida ejerciendo la profesión. Coincidí con algunos sobre el terreno o en diferentes actos. Teníamos en común, la pasión por la profesión más bonita del mundo que intento transmitir a mis alumnos y el hecho de que a ninguno nos valía quedarnos con la primera versión porque nuestro trabajo consiste en contrastar para llegar hasta el final. Somos los oídos y ojos de lectores, oyentes y televidentes. Las generaciones que preparamos en nuestro Máster de Periodismo Internacional deben servirles este suceso no para tener miedo y sí para saber que queda mucho por hacer, denunciar, investigar, analizar, que nuestro trabajo merece la pena que la fuerza de una imagen, un texto, un vídeo, un sonido no tienen precio frente a las injusticias, las corrupciones y lo que está mal hecho. La influencia del Periodismo para cambiar las cosas es infinita y nuestros alumnos están en el sitio adecuado para aprender las herramientas. Esta reflexión se la dedico a todos y todas las periodistas que llevamos tinta en nuestra sangre y que intentamos dignificar la profesión más bonita del mundo aunque, a veces, algunos se queden por el camino.

ANA DEL PASO

 

Modificado por última vez el Viernes 30 de Abril de 2021 a las 17:06