esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 13 de Diciembre de 2019 a las 06:30

Un traje que simula el envejecimiento para mejorar la empatía de los cuidadores

Investigadores de la URJC han recibido financiación competitiva del Observatorio Social de “la Caixa” para realizar un estudio que analizará la calidad y humanización de los cuidados en las residencias de la tercera edad. Mediante este traje, los profesionales de estos centros experimentarán los cambios y las limitaciones que sufren las personas mayores.

Irene Vega

El envejecimiento conlleva cambios estructurales, morfológicos y funcionales que afectan a las funciones del movimiento tanto sensoriales como psicosociales y, en definitiva, a la capacidad de interaccionar con el entorno.

Actualmente, en España no existen estudios que analicen los niveles de empatía ni la efectividad de los programas dirigidos a potenciarla entre los profesionales de los centros geriátricos. En otros países se han realizado diferentes estudios cualitativos centrados en el significado de la empatía en cuanto a la calidad de la atención ofrecida, constatando que ésta aumenta si se desarrollan actividades concretas para favorecer la relación entre cuidadores y personas mayores.

En este sentido, el proyecto ‘Mejorar la empatía hacia el mayor mediante la simulación de la vejez’, dirigido por Stefan Walter y Rosa Mª Martínez Piédrola, investigadores de los departamentos de Especialidades Médicas y Salud Publica y Fisioterapia, Terapia ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física de la URJC, es totalmente innovador porque plantea analizar los niveles de empatía utilizando un traje de simulación de envejecimiento. Los objetivos finales de este proyecto son validar esta herramienta para mejorar la empatía de los cuidadores y extender el programa a la formación tanto de profesionales como en entornos familiares.

Para ello, van a realizar ensayos con trabajadores de residencias de ancianos de Asturias. “Por un lado, el grupo control recibirá una sesión sobre envejecimiento, limitaciones funcionales y relación empatía/cuidado. Por otro, el grupo de intervención, además tendrá que realizar diferentes actividades con el traje de envejecimiento, como subir escaleras, preparar el desayuno o entrar en la bañera”, explica Stefan Walter.

El nivel de empatía se medirá con el Índice de reactividad interpersonal (IRI), uno de los cuestionarios más usados y traducido, adaptado y validado a la población española. El estudio consta de 28 ítems y mide cuatro dimensiones del concepto global de empatía: la toma de perspectiva, la fantasía, la preocupación empática y el malestar personal.

Cuidados más personalizados

La relación entre el paciente y su cuidador es determinante en la calidad de la asistencia. Es por ello, que aspectos como la empatía son fundamentales para implementar una práctica centrada en la persona, y conseguir, por tanto, un trato más humanizado. “Los mayores necesitan cuidados a largo plazo que pueden variar, en función de la evolución del proceso de envejecimiento, en cuanto a la cantidad y al tipo de ayuda necesaria”, subraya Rosa María Martínez Piédrola.

En el marco de la Convocatoria de proyectos de investigación experimental en ciencias sociales del Observatorio Social de “la Caixa”, Stefan Walter y Rosa María Martínez Piédrola, junto con Fernando Martínez Cuervo, director del Centro Polivalente de Recursos para Personas Mayores El Cristo (Asturias) y presidente de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica, podrán en marcha este proyecto que, de manera experimental, ya ha utilizado el traje de simulación con alumnos universitarios y cuidadores profesionales en Oviedo con resultados prometedores.