Imprimir esta página
Viernes 14 de Febrero de 2020 a las 06:30

La URJC acerca la ciencia a jóvenes en riesgo de exclusión social


El proyecto ‘Resi-Ciencia’ acercará las ciencias medioambientales y la investigación a los jóvenes de la residencia de menores de Berzosa del Lozoya, en el área rural del noreste de la Comunidad de Madrid. Durante seis fines de semana, los participantes llevarán a cabo actividades de concienciación ambiental y de ciencia ciudadana inclusiva en torno a la problemática de los residuos sólidos urbanos y la contaminación por microplásticos en las aguas y sedimentos del embalse del Atazar.

Irene Vega

Este fin de semana tendrá lugar la primera sesión informativa, acercamiento y presentación del proyecto a los jóvenes y educadores de la residencia. Los participantes en el programa realizarán muestreos de microplásticos en las arenas del embalse del Atazar, el reservorio más importante de agua dulce y de uso público de la Comunidad de Madrid, y estarán acompañados y guiados por dos científicas y dos educadores. Además, participarán en una ‘Gymkana Ambiental’, donde conocerán la flora y fauna del entorno y la importancia del agua dulce y su ciclo en la región, y tendrán la oportunidad de elaborar su propia cosmética (champú, gel, desodorante) con el fin de reducir el uso de plásticos en su día a día. Finalmente navegarán a vela sobre las aguas del embalse. “El objetivo es despertar el interés por el medioambiente y la ciencia, a través del el ‘hacer y pensar científico-objetivo’, mediante su participación y protagonismo en una actividad de ‘ciencia ciudadana’ como proceso inclusivo, dado que estas actividades serán ofertadas a menores de los pueblos del entorno con el fin de mejorar la integración social de estos jóvenes en riesgo de exclusión social”, explica Lara Silvia García Corral, investigadora del área de Biodiversidad y Conservación que lidera este proyecto.

El proyecto ‘Resi-Ciencia’ tiene un objetivo transversal de formación de una ciudadanía crítica que se sienta involucrada, responsable y comprometida con las problemáticas de los ecosistemas terrestres y acuáticos. A partir de esta premisa, durante los próximos seis fines de semana se va a desarrollar esta actividad de ciencia ciudadana inclusiva con menores de 13 a 17 años.

Entre los demás fines que persigue esta iniciativa destacan también el fomento del interés por la ciencia en jóvenes en riesgo de exclusión social y el traslado de los beneficios que la ciencia y el conocimiento del medio natural, les puede aportar a su realidad diaria en los hogares de acogida y en su futuro. “Creemos en la posibilidad de abrirles horizontes ante nuevas motivaciones, de los que hasta ahora se encontraban alejados, dirigido hacia un cambio de hábitos y dinámicas”, expone la investigadora de la URJC.

Proceso local de alcance global

Aunque esta acción está localizada en la Comunidad de Madrid, mediante las redes sociales tanto de los propios jóvenes destinatarios como de las entidades colaboradoras y del resto de la sociedad se persigue lograr que el mensaje se amplifique y llegue al mayor número posible de personas. “Se trata también de promover una forma de divulgación innovadora: la ‘divulgación horizontal’ como método inclusivo y de participación activa”, subraya Lara Silvia García.

Como resultados de este proyecto, se espera recoger datos de calidad sobre microplásticos en las arenas del embalse del Atazar de la Comunidad de Madrid, usando el protocolo del proyecto Microplastic Watchers de la plataforma de ciencia ciudadana ‘Observadores del mar’. Además, esta actividad pretende concienciar sobre los efectos de los microplásticos en el ecosistema acuático y la salud pública.

‘Resi-Ciencia’ se enmarca dentro del programa de actividades de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i), dependiente del Vicerrectorado de Investigación, y cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) – Ministerio de Ciencia e Innovación. En esta actividad participarán también miembros de otras asociaciones como Mar de Tierras, Econciencia y la Asociación Noctiluca, de la que Lara Silvia García es co-fundadora.