esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Jueves 01 de Octubre de 2020 a las 06:30

La estabilidad en los ecosistemas depende de la sincronía entre las especies dominantes

Una de las áreas estudiadas en Bayreuth, Alemania. Una de las áreas estudiadas en Bayreuth, Alemania. Image courtesy of Anke Jentsch Estiart

Un equipo de científicos, liderado por el CIDE (CSIC-UV-GVA) y la URJC, ha estudiado cómo diferentes factores, tanto bióticos como abióticos, afectan esta estabilidad de las comunidades vegetales.

Irene Vega

En ecología, el concepto de estabilidad hace referencia a la tendencia de un ecosistema a mantener a largo plazo el suministro de sus servicios ecosistémicos, como son la producción de alimento, la captura de carbono y la fertilidad del suelo. Un estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), demuestra la importancia de la interacción entre la riqueza de especies, la sincronía y los parámetros ambientales en la predicción de la estabilidad de las comunidades en todos los sistemas analizados.

En este trabajo, han participado científicos de más de 20 centros de investigación de todo el mundo, encabezados por Enrique Valencia, investigador de la Universidad Rey Juan Carlos, y coordinados por Francesco de Bello, investigador del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universitat de València y la Generalitat Valenciana. El equipo de investigación ha analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. Para lograr este objetivo, se han recopilado 79 bases de datos, que representan cerca de 8.000 comunidades de vegetación natural y seminatural en todo el mundo. “Con esta información hemos evaluado y comparado, con las predicciones teóricas, las relaciones entre la riqueza, la sincronía y la estabilidad. Asimismo, hemos evaluado cómo otros factores abióticos y bióticos afectan a estas relaciones”, señala Enrique Valencia.

Como principal resultado de este trabajo se demuestra que la baja sincronía entre un pequeño número de especies dominantes podría representar un efecto estabilizador importante en los ecosistemas de todo el mundo, más que la riqueza de especies per se. “Observamos que estos efectos bióticos prevalecieron sobre los factores ambientales, aunque estos últimos tuvieron un efecto mayor en la estabilidad de las comunidades a través de los cambios promovidos en la riqueza y la sincronía de las especies”, explica el investigador.

Los resultados obtenidos podrían ayudar a la gestión sostenible de los distintos ecosistemas. En este sentido, las intervenciones destinadas a incrementar la estabilidad de las comunidades vegetales, en el contexto de cambio global actual, deberían centrarse en la selección de especies con diferentes estrategias para promover una baja sincronía entre ellas, en lugar de centrarse estrictamente en el incremento de la riqueza de especies.

grafica

Ilustración que resume el resultado principal, que muestra que las bajas fluctuaciones de sincronía de la abundancia de especies dan como resultado la estabilidad a nivel de la comunidad.
(Créditos imagen: Enrique Valencia y Federico Fillat)