• 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 08 de Octubre de 2021 a las 06:30

La URJC sigue de cerca la erupción del volcán de La Palma

El grupo de trabajo mixto UCM-URJC, del que forma parte la profesora del área de Geología Raquel Herrera Espada, está participando en el seguimiento y estudio de la actual erupción en la isla. Este trabajo se enmarca en las investigaciones que desarrollan desde hace años.

Irene Vega

La profesora de la URJC se ha desplazado en las dos últimas semanas a La Palma, junto con investigadores del grupo de trabajo especializado en vulcanología compuesto por los grupos de investigación TECVOLRISK de la URJC y VULCANISMO de la UCM, para realizar una serie de tareas geológicas, tales como la cartografía en tiempo real y muestreo de las coladas - masas de lava incandescente que discurren por la ladera de un volcán hasta que se solidifican- y el análisis petrográfico y geoquímico de las rocas emitidas. Estos trabajos han sido encomendados por el Comité Científico de Evaluación y Seguimiento de Fenómenos Volcánicos (CCES), constituido como órgano de consulta y asesoramiento científico ante los órganos de dirección del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (PEVOLCA). En el CCES participan diversos organismos (IGN, IGME, CSIC, AEMET, IEO) y las universidades canarias, y cuenta con colaboración de otras instituciones con expertos en la materia como la URJC.

Después de dos semanas desde el comienzo de la erupción en el volcán Cumbre Vieja, el grupo de investigación UCM-URJC ha regresado de su viaje a La Palma y actualmente está llevando a cabo el análisis de las muestras en el laboratorio. “Nuestros informes han sido presentados al comité científico por el IGN desde el mismo martes 21 de septiembre. En este momento estamos estudiando al microscopio las muestras de roca (en secciones delgadas) con el objetivo de conocer la composición del magma y así poder interpretar su origen y su posible evolución”, explica Raquel Herrera Espada, miembro del grupo de investigación TECVOLRISK de la URJC. “Ya hemos presentado los primeros resultados, que muestran que las rocas de las primeras coladas emitidas son de composición basanítica, similares a las emitidas en las erupciones anteriores de la isla”, añade. Estos aspectos influyen en conocimiento de datos relevantes como el tipo de erupción o su explosividad.

Desde que se inició la erupción en La Palma el pasado 19 de septiembre, la colaboración entre instituciones, unidades y servicios ha permitido gestionar adecuadamente la emergencia y garantizar que trabajo de los científicos en el campo fuera seguro y eficaz. “Nuestro grupo recibió el apoyo logístico de Guardia Civil, Protección civil, Agentes forestales, policía local y, en especial, del Equipo de Recuperación de la UME-GIETMA. Sin su ayuda no hubiéramos podido muestrear algunas coladas todavía muy calientes o acceder a ciertos sitios”, destaca la investigadora de la URJC.