esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Jueves 24 de Enero de 2019 a las 09:17

Desirée Vila, una alumna de Relaciones Internacionales con mucho que contar

La alumna del Grado de Relaciones Internacionales, exgimnasta acrobática y actual atleta, Desirée Vila publica su primer libro contando toda su historia ‘Lo único incurable son las ganas de vivir’

Beatriz García

En 2015, Desirée todavía competía en gimnasia acrobática. Tras una lesión en la tibia y el peroné tuvo que someterse a una operación medica que termino con la amputación de su pierna derecha. “Todo el mundo teme a los cambios porque es mucho más fácil quedarnos en la zona de confort. Para mí no fue una opción; tras el accidente, no sólo mi cuerpo físico cambió si no que necesariamente toda mi vida dio un giro importante. Tener que dejar la selección española de gimnasia acrobática fue lo más duro, pero pienso que ahora, con el atletismo, tengo otras oportunidades que con la gimnasia no hubiese tenido”, señala la atleta.

Actualmente cursa el Grado de Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos, tras haber estudiado previamente dos años de Turismo en una universidad inglesa. Este año se graduaría, pero ha decidido pausar sus estudios al recibir una beca para la Residencia Blume y poder así entrenar en el Centro de Alto Rendimiento, aunque tiene claro que retomará sus estudios cuanto antes. En cuanto a las Relaciones Internacionales, considera que es un grado muy completo y con disciplinas que disfruta mucho “no es una carrera que se relacione directamente con el deporte, como lo pueden ser otras como INEF o Fisioterapia, pero sí me gustaría trabajar en algo relacionado con estas dos cosas, el deporte de alto rendimiento y las relaciones internacionales, como por ejemplo en el Comité Olímpico/Paralímpico”, apunta de cara al futuro.

Vila compagina universidad y deporte como puede, aunque asegura que no es tarea fácil, no cursa todas las asignaturas y falta a clase en ocasiones por motivos de competiciones o entrenamientos “quizás este año le estoy dedicando menos tiempo del que me gustaría a la universidad, pero es por la simple razón de que el deporte tiene una edad y los estudios no”, dice convencida de que ambas carreras son importantes.

En cuanto a su libro, Desirée cuenta que siempre le ha gustado escribir, desde pequeña narraba sus emociones tras los duros entrenamientos de la gimnasia acrobática. Después de la operación comenzó a escribir como terapia, “escribí todo; las horas en el hospital, la recuperación, el proceso de adaptación a la prótesis, la manera en la que tuve que enfocar mi vida”. Motivada por sus padres decidió publicarlo y actualmente el libro va por la segunda edición.

De cara al futuro la atleta busca clasificarse para el Campeonato del Mundo (Dubái, 2019) y quedar entre las 8 primeras. “Sobre todo, quiero mejorar mi técnica y mis marcas para poder competir en un futuro en unos Juegos Paralímpicos”, señala. Tampoco se olvida del ámbito académico, seguirá cursando sus estudios y espera poder trabajar de ello algún día.