Imprimir esta página
Jueves 11 de Abril de 2019 a las 15:29

Un grupo de estudiantes de la URJC simula el proceso electoral israelí


Durante estas últimas semanas, el hashtag #SistemPol2URJC tenido mucha actividad por parte de un grupo de estudiantes de la URJC, que han representado las elecciones parlamentarias que se han celebrado este 9 de abril en Israel. Todo forma parte de las prácticas de una asignatura del grado de Ciencia Política y Gestión Pública, que concluyeron con un gran debate final el pasado viernes 5 de abril.

Alberto Sánchez Lozano

Durante estos días, el hashtag #SistemPol2URJC ha tenido mucho movimiento, coincidiendo con las elecciones en Israel. La razón es que los estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) del tercer curso del grado de Ciencia Política y Gestión Pública han llevado a cabo una simulación de las votaciones al parlamento de Israel, celebradas el pasado martes 9 de abril, como parte práctica de la asignatura Sistema Político II de su curso.

Para ponernos en situación y contexto, este 9 de abril Benjamín Netanyahu, líder del Likud, ha vuelto a vencer en las elecciones parlamentarias, aunque por un margen ínfimo de diferencia. El primer ministro israelí ha revalidado su cargo a pesar de que su formación consiguió el mismo número de escaños, 35, que el movimiento Azul y Blanco, liderado por Benny Gantz. Sin embargo, la guerra de bloques ha definido el resultado parlamentario. Netanyahu cuenta con el apoyo de 65 parlamentarios del ‘Knésset’, la cámara israelí, y podrá gobernar cuatro años más, convirtiéndose en el primer ministro hebreo más longevo. En el mes de julio, superará en tiempo al cargo del gobierno al laborista David Ben Gurion.

Hasta aquí la información parlamentaria israelí. En clave universitaria, las elecciones israelís han sido el tema central para la práctica de los alumnos de tercer curso del grado en Ciencia Política y Gestión Pública. Bajo el hashtag #SistemPol2URJC, los alumnos de este curso han generado una campaña electoral paralela, creando los diferentes perfiles en Twitter de las distintas formaciones políticas hebreas. Todo este movimiento en redes sociales forma parte de las prácticas de la asignatura Sistema Político II, del tercer curso del grado de Ciencia Política y Gestión Pública de la URJC. Incluso, para informar sobre las noticias que tuvieran que ver con la campaña y las elecciones, han creado un periódico digital, el Tel Aviv Times.

Los alumnos del grado de Ciencia Política y Gestión Pública han llevado a cabo una simulación de todo el proceso electoral, desde la campaña electoral hasta las propias elecciones, reclamando el voto para sus distintas opciones políticas. Creando perfiles de las diferentes formaciones que se han presentado a las elecciones para el ‘Knésset’, los estudiantes han ido parodiando con humor y sentido crítico, pero también con realismo, cual es la situación de Israel y cuál es el futuro al que se enfrenta el país.

Los estudiantes de esta asignatura han formado grupos, y cada uno de los grupos ha defendido la postura de uno de los partidos parlamentarios que se han presentado a estas elecciones israelís, siempre desde el respeto y la tolerancia, valores fundamentales para cualquier democracia, pero también con firmeza y defendiendo sus ideas.

De vez en cuando, algún que otro ataque feroz y contundente también ha caído a “sus rivales políticos” en esta simulación electoral que han realizado. Todo en clave de buen humor y buen rollo para facilitar la tarea y buscar una buena nota en esta tarea de clase. Una buena manera de visibilizar la situación de Israel y de aprender sobre política internacional, aparte de desarrollar el contenido de la asignatura de una manera más activa y dinámica.

Un debate final para poner el broche final

Todo este movimiento en redes sociales que han llevado a cabo los alumnos de este grado de la universidad ha tenido su momento culmen en el debate que organizaron el viernes 5 de abril. En un debate en el que los alumnos han imitado un coloquio “televisado a todo Israel” con la presencia de todas las formaciones políticas.

Un debate en el que la seriedad, la sátira, el humor y la crítica política han estado presentes a partes iguales. Todos los alumnos buscaban desarrollar un buen trabajo para conseguir la mejor nota posible en esta práctica dentro de un buen ambiente para llevarlo a buen puerto. En este evento, todos los portavoces de los partidos intervinieron defendiendo sus ideas, simulando las condiciones de un foro en el que estuviesen presentes todos los partidos, con sus tiempos de intervención, de réplica, y con todo dividido en distintos bloques: economía, sociedad, políticas civiles y su tiempo para que los asistentes al debate hiciesen sus preguntas a los portavoces. Una actividad de clase dinámica y diferente marcada por el humor y la buena predisposición de los alumnos a hacer el trabajo.