esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 24 de Enero de 2020 a las 06:45

Una investigadora de la URJC señala que el Delta del Ebro se seguirá “debilitando y los cultivos se verán afectados”

La profesora de la URJC, Inmaculada Rodríguez Santalla, que lleva estudiando la zona desde los años 90, recomienda que se saque toda el agua de mar de los arrozales lo antes posible para salvar los cultivos. Un TFG dirigido por ella en 2018 ya modelizó los efectos del aumento del nivel del mar en el Delta del Ebro.

Redacción/Raúl García Hémonnet

 “El Delta del Ebro es cuerpo sedimentario que, al cambiar las condiciones, a largo plazo desaparece”, afirma Inmaculada Rodríguez, profesora e investigadora de la URJC que lleva décadas estudiando esta zona de la península que señala que “las catástrofes meteorológicas están aumentando su frecuencia, tal y como constatan los expertos en Cambio Climático por lo que el Delta “se seguirá debilitando”, al aumentar la dinámica costera sobre la fluvial e invertir la relación que da lugar a la formación del Delta.

El cambio climático está transformando el litoral y con ello los cultivos, especialmente los arrozales. Para esta profesora e investigadora de la ESCET “para salvar los cultivos lo que se tiene que hacer rápidamente es sacar toda el agua de mar de los arrozales y evitar que se forme una costra de sal en la superficie”.

Un TFG ya contempló los efectos provocados por ‘Gloria’

El alumno David González Valero, dirigido por esta profesora e investigadora presentó en 2018 su Trabajo de Fin de Grado titulado “Estimación de la cota de inundación en el delta del Ebro”, en el que modelizó como el aumento del nivel del mar, combinado con la subsidencia propia del delta, afectaría a la superficie deltaica, presentando distintos escenarios según la intensidad de ambos procesos.

ModelosDelta

 

La intensidad de la tormenta Gloria, se corresponde con el modelo más severo de los obtenidos por el alumno. Además, en este mismo estudio, se cuantifica la afectación en los cultivos, siendo los arrozales los que alcanzan mayor porcentaje de pérdida (próxima al 65% en el caso más severo), como así ha dejado patente lo sucedido durante los últimos días.

El cambio climático está transformando el litoral y con ello los cultivos, especialmente los arrozales. Para esta profesora e investigadora de la ESCET “para salvar los cultivos lo que se tiene que hacer rápidamente es sacar toda el agua de mar de los arrozales y evitar que se forme una costra de sal en la superficie”.

Escenarios para el año 2100 considerando en los tres modelos una elevación del nivel del mar 2 mm/año en el escenario a); de 7,5 mm/año escenario b) y de 12 mm/año en c). La tasa de subsidencia es de 2 mm/año en el modelo 1; 4 mm/año en el modelo 2; 6 mm/año en el modelo 3.

Otros trabajos, también dirigidos por la profesora Inmaculada Rodríguez Santalla, quien lleva trabajando desde hace décadas en el delta del Ebro, revelan la alta vulnerabilidad de la zona y la necesidad de continuar investigando en estas áreas tan sensibles y, a la vez, tan valiosas desde el punto de vista ambiental y económico.

El Delta del Ebro, ecosistema centinela del cambio climático

El proyecto puente Estudio integral del sistema barrera arenosa-laguna costera desarrollado en la desembocadura del Ebro como ecosistema centinela para observaciones costeras del cambio global concedido recientemente por la Universidad Rey Juan Carlos a las investigadoras Inmaculada Rodríguez Santalla y Nuria Navarro Andrés (pertenecientes al grupo de Investigación en Zonas Costeras y Marinas ZOCOMAR), permitirá seguir aportando datos al conocimiento de este sistema.

Estos trabajos se enmarcan dentro de un proyecto interdisciplinar más ambicioso en el que se pretende realizar un análisis biogeomorfológico del sistema barrera-laguna costera del delta del Ebro, y su función como ecosistema centinela del cambio global, solicitado por estas investigadoras en la pasada convocatoria de proyectos I+D+i del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, en el cual participan 17 investigadores de 9 universidades y centros de investigación.

En la foto: Escenarios para el año 2100 considerando en los tres modelos una elevación del nivel del mar 2 mm/año en el escenario a); de 7,5 mm/año escenario b) y de 12 mm/año en c). La tasa de subsidencia es de 2 mm/año en el modelo 1; 4 mm/año en el modelo 2; 6 mm/año en el modelo 3.