esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 03 de Julio de 2020 a las 13:26

Viaje a las mujeres de la vida y obra de Galdós

Viaje a las mujeres de la vida y obra de Galdós Viaje a las mujeres de la vida y obra de Galdós

Ayer, 2 de julio se celebró la jornada ‘Mujeres Galdosianas’ en la sede madrileña del Instituto Cervantes. Organizada por el Círculo de Orellana y la Universidad Rey Juan Carlos en la XXI edición de sus Cursos de Verano.

Redacción

La presidenta del Círculo de Orellana, Leticia Espinosa de los Monteros, dirigió y moderó el acto y La inauguración estuvo a cargo de la secretaria general de la institución anfitriona, Carmen Noguero, y el vicerrector de Extensión Universitaria de la URJC, David Ortega. Ambos recordaron el motivo de la celebración de esta jornada: el centenario en 2020 de la muerte de Benito Pérez Galdós. Además, el vicerrector apuntó el compromiso de la comunidad universitaria con la cultura y aplaudió el alto nivel de las ponentes de este evento.

En primer lugar intervino, de forma telemática, el profesor de la Universidad de Ámsterdam Germán Gullón, Galdosiano de Honor, catedrático emérito de literatura y presidente de la Asociación Internacional de Galdosistas. Su ponencia se centró en las mujeres que más influyeron en la vida del escritor, concretamente en las figuras de Lorenza Cobián, Emilia Pardo Bazán (protagonista de otro curso de verano en esta edición), Concha Morel y Teodosia Gandarias.

Cobián fue la madre de la hija de Don Benito y, según Gullón, la inspiración para el célebre personaje de Fortunata. Pardo Bazán fue sin duda la mujer que marcó un antes y un después en su vida y su obra. Era una relación entre iguales y las novelas Los Pazos de Ulloa de ella y Fortunata y Jacinta de él; junto con La Regenta de Clarín; son para Gullón inseparables y representativas del momento en la historia de la literatura.

Por su parte, la joven e insatisfecha Concha Morel mantuvo una relación con Galdós que terminó amargamente cuando éste envió a su amigo José Cubas a romper con ella en su nombre, pero, cuando le recibió, Morel ya había encontrado un nuevo amante. Finalmente, Teodosia Gandarias fue la mujer con la que pasó los últimos años de su vida. Ambos se intercambiaban correspondencia cuando éste se encontraba en Santander, pero cuando se veían en Madrid lo hacían siempre en casa, nunca salían a la calle. Gullón afirmó que Galdós, al criarse en una casa con muchas mujeres, estaba arraigado a cierto paternalismo. Además, el profesor afirmó que el escritor tuvo “mala suerte” ya que sus mejores obras no fueron traducidas en Europa hasta mucho después de su publicación y pese a que el autor “vivió la vida cultural europea” fue de los españoles de su época que más viajó y sabía idiomas.

Víctimas de la sociedad de su tiempo

La segunda ponencia fue la de Yolanda Arencibia, directora de la cátedra Benito Pérez Galdós de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y vicepresidenta de la Asociación Internacional de Galdosistas. Ha sido la ganadora del Premio Comillas de Historia, Biografía y Memorias 2020 por su libro Galdós, Una biografía. Organizado por Crónica del evento: ‘Mujeres Galdosianas’ 02/07/20 Su intervención se centró en los personajes femeninos de la obra del autor. La autora observó que no se pueden clasificar los personajes de Galdós, ya que su obra fue tan prolífica que resulta imposible hallar una categoría para todos ellos o, en este caso, ellas. Para Arencibia, el personaje es el centro y el hilo conductor de la novela, por lo que su estudio es crucial para comprender las motivaciones del autor. Sin embargo, un sustantivo con el que podemos definir a numerosas de estas mujeres galdosianas, especialmente al inicio de su carrera, es víctima. Muchas de ellas eran víctimas de la sociedad y de sus familias y Galdós lo retrató a modo, en parte, de crítica. Más adelante el escritor comenzó a descubrir heroínas en sus historias y mujeres fuertes que hacen frente a la opresión de una u otra forma, aunque sea entregándose a la perdición como Inés de la obra de teatro 'Quien mal hace bien no espere, estrenada' en Las Palmas.

 

MujeresGaldosianas2OK

Tras las dos magníficas intervenciones, Espinosa de los Monteros invitó a que se uniesen en el escenario Almudena Grandes, Premio Nacional de Narrativa y Arantxa Aguirre, directora de documentales, para una mesa redonda. Grandes se centró en los personajes de Isidora Rufete de La desheredada y Benigna de Misericordia, mientras que Aguirre habló de Tristana.