esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 31 de Julio de 2020 a las 06:30

Un TFG en grupo de la ESCET contribuye a no desperdiciar alimentos

Un TFG en grupo de la ESCET contribuye a no desperdiciar alimento Un TFG en grupo de la ESCET contribuye a no desperdiciar alimento

El trabajo se ha realizado según la metodología de Aprendizaje-Servicio, y es el primero de este tipo realizado en la ESCET y de los primeros de la URJC. Ha sido realizado por un grupo de alumnos de Ciencia y Tecnología de los Alimentos.

Redacción/Raúl García Hémonnet

El proyecto ha formado parte de una experiencia piloto llevada a cabo desde la coordinación del Grado con el apoyo de la dirección de la ESCET, para la realización de un TFG grupal basado en la metodología de Aprendizaje y Servicio (ApS). En este sentido, cabe mencionar que el nuevo Reglamento Marco de TFG aprobado recientemente en Consejo de Gobierno, contempla el ApS como una nueva modalidad para el desarrollo de los TFG en la URJC.

El proyecto 'Alimentarse No Tiene Desperdicio' surge ante una necesidad real a la que se debe hacer frente y es que, más de un millón de kilos de comida acaban en la basura de los hogares españoles al año, lo que supone que un tercio de los alimentos que llegan a nuestras mesas se pierde. “Estos datos son realmente devastadores”, señalan desde el grado, por lo que la reducción del desperdicio de alimentos se ha convertido en una de las metas que se pretende alcanzar dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 (ODS 2030).

Fomentar el compromiso social de los estudiantes

El ApS es una metodología docente que combina procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad, donde los participantes aprenden al trabajar en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo. Esto favorece el aprendizaje activo de los estudiantes, ayudando a vivenciar simultáneamente dos pilares básicos: la contribución a la comunidad y el desarrollo de competencias y valores. Por otra parte, según comenta la Prof. Isabel Sierra, Subdirectora de Calidad y Titulaciones de la ESCET “la integración de la metodología ApS en el desarrollo de un TFG grupal permite aunar esfuerzos de estudiantes y docentes para potenciar el desarrollo de proyectos más amplios y ambiciosos”.

En este proyecto se ha pretendido dar un servicio de formación a la ciudadanía para reducir el desperdicio de alimentos a través de la cuenta de Instagram @AlimentarseNoTieneDesperdicio.

Durante los últimos 4 meses, los tres estudiantes de CyTA han realizado hasta 3 publicaciones semanales, dando a conocer esta problemática, así como diversas acciones cotidianas con las que cada uno de nosotros, desde nuestros hogares, podemos contribuir a reducirlo. La cuenta ha tenido muy buena acogida, alcanzándose en algunas de las publicaciones cerca del medio millar de visualizaciones.

Los seguidores de la cuenta han valorado de manera muy positiva el proyecto, tanto en su forma como en su contenido. Tras ser encuestados, cerca del 90 % ha manifestado que han comenzado a poner en práctica los consejos dados a través de la cuenta para tratar de reducir el desperdicio de alimentos. “Esperamos que nuestra participación en este proyecto haya ayudado a visualizar este problema y que realmente hayamos logrado concienciar a los seguidores de la cuenta sobre la necesidad de disminuir el desperdicio de alimentos, aportando así nuestro granito de arena hacia la consecución de los ODS 2030”, han comentado los estudiantes participantes en el proyecto.

Nueva Oficina ApS en la URJC

Este proyecto ApS cumple, por tanto, con uno de los principales objetivos de la recién creada Oficina Universitaria de Aprendizaje y Servicio de la URJC, como es el impulsar una educación superior comprometida con las necesidades del entorno social y dirigida hacia la consecución de los ODS 2030.

El director de la ESCET, el Prof. Alejandro Ureña, considera que, “con la defensa de sus TFG, estos estudiantes han sido pioneros en nuestra Escuela en una nueva modalidad de TFGs que, no solo animará a futuros compañeros del Grado en CyTA para seguir contribuyendo a la reducción del desperdicio de alimentos; sino que también marcará un nuevo camino para que estudiantes de otros grados participen en la consecución de los ODS 2030”.

Por otro lado, este proyecto ha permitido a los integrantes del mismo desarrollar de manera notable. Diversas competencias generales del grado como trabajo en equipo, motivación por la calidad, organización y gestión del tiempo, etc. y especialmente la competencia específica realizar educación alimentaria.

Aunque no todos los miembros del grupo han defendido el TFG, dos de las alumnas: Mª Teresa Bermúdez y Alba Lombardía obteniendo un 9,4 y un 8,2 respectivamente. El tercer integrante del grupo, Óscar Ovejero, defenderá el TFG en octubre.