esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 04 de Septiembre de 2020 a las 06:30

Cerrar los colegios agravaría la desigualdad de oportunidad por nivel socioeconómico

Profesores de la URJC analizan la situación actual en la Educación y defienden la apertura de los colegios. Además, proponen una medida para amortiguar el efecto negativo causado por el cierre de los centros el pasado curso en el futuro de los jóvenes españoles

Christian López Manzano

El inicio del curso está a la vuelta de la esquina. Las instituciones educativas y de enseñanza del país se preparan para hacer frente a un nuevo año académico marcado por la sombra de la pandemia de la COVID-19 y sus consecuencias.

La adaptación a esta situación ha sido el eje central para afrontar este curso 2020/2021. Un curso en el que, además de todas las excepcionalidades que se han de cumplir por prevención y seguridad sanitaria, también se debe recuperar el tiempo que se perdió el pasado año por la suspensión de las clases y el cierre de los colegios y otras instituciones.

“El efecto negativo generado por esta situación se traduce en una gran pérdida del aprendizaje por parte de los alumnos, que se acentúa en el caso de los estudiantes en situaciones más vulnerables. Esta realidad puede conllevar graves consecuencias en el futuro de los jóvenes e incluso influir en el mercado laboral y la economía”, asegura Ismael Sanz, profesor de la URJC y experto en Educación.

Ante este panorama, los profesores de la Universidad Rey Juan Carlos, Ismael Sanz y Jorge Sainz, junto a la catedrática de Economía Pública del University College London, Almudena Sevilla,  aseguran que la reapertura de los centros educativos es necesaria puesto que no hacerlo podría tener más consecuencias negativas, a medio y largo plazo, que los efectos negativos potenciales que podría tener volver a los colegios este curso. “Mantener los colegios cerrados agravaría las desigualdad de oportunidad por nivel socioeconómico”, comenta el profesor Sanz que señala que “el coste potencial de no abrir los centros educativos para la sociedad y la economía son indiscutibles: afectaría al progreso educativo de los alumnos, al empleo de los padres y al crecimiento económico, además de lo ya mencionado”.

Tutorías a pequeños grupos

El problema de no reabrir los centros educativos se da primordialmente por qué afecta en gran medida al progreso de los alumnos tal y  como se ha podido comprobar con la cancelación de las clases el curso pasado por el confinamiento. Muchos estudiantes, y en especial los más vulnerables, han visto afectado su progreso académico y han perdió parte de su aprendizaje. Por ello, los profesores de la URJC y la catedrática del University College London han propuesto una medida para este curso con la intención de amortiguar el efecto negativo causado por esta situación en los jóvenes españoles.

Basada en la medida propuesta por el profesor de la Universidad de Bristol, Simon Burguess, para Reino Unido, este grupo de profesores  plantea la implantación de tutorías de media hora compuestas por pequeños grupos de 5 alumnos con una duración de 12 semanas que se impartirían en el centro de los estudiantes o de manera online. En ellas se atendería al 40% de los alumnos (aquellos que necesitan un refuerzo extra) de Primaria, ESO, FP Básica y FP Media, lo que tendría un coste de 365 millones de euros al estado (menos del 1% del Gasto Público en Educación en 2018) y permitiría recuperar gran parte de las competencias no aprendidas por los alumnos en el curso 2019-20 por el confinamiento.

“El esfuerzo económico que requiere esta medida importante en un momento en el que la situación de las finanzas públicas no es la mejor, pero el análisis económico sugiere que el coste de no hacer nada sería todavía mayor”, explica el profesor Sanz.