esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1

Miércoles 05 de Mayo de 2021 a las 07:00

Investigadoras de la URJC participan en un proyecto europeo contra la desinformación

Financiado con 1,47 millones de euros, IBERIFIER es uno de los ocho observatorios regionales impulsados con fondos europeos para monitorizar las amenazas de las informaciones falsas y los bulos.

Raúl García Hémonnet

Las profesoras Belén Puebla Martínez, Nuria Navarro Sierra, Gema Alcolea Díaz y Raquel Vinader Segura, pertenecientes al Departamento de CC. de la Comunicación y Sociología y miembros del grupo de investigación consolidado en Innovación, Educación y Comunicación (INECO), junto con otras 23 instituciones españolas y portuguesas, han obtenido el respaldo de la Comisión Europea para crear un observatorio con el fin de investigar los medios digitales y monitorizar las amenazas de la desinformación.

Con una financiación de 1,47 millones de euros, IBERIFIER es uno de los ocho ‘hubs’ regionales que formarán parte del European Digital Media Observatory de la Comisión Europea. Iberifier estará dedicado a analizar los medios de comunicación en España y Portugal.

Según explica Belén Puebla, ”para el Grupo INECO es un salto exponencial en esta línea de trabajo que ya comenzó en 2019 después de haber ganado la convocatoria realizada por la Red Social Facebook y la Fundación Luca de Tena, con una financiación de 62.000 € titulado: Estudio de los factores condicionantes de la desinformación. Propuesta de soluciones contra su impacto en función de los grados de vulnerabilidad de los grupos analizados. Se trató de un proyecto que ha arrojado luz sobre las características de la desinformación en España, con un especial énfasis en la detección de públicos vulnerables y la consiguiente formulación de acciones cuya implantación ayudan a combatir los efectos del fenómeno de manera eficaz”.

Puebla señala que, tras este trabajo, los responsables de IBERIFIER se pusieron en contacto con el grupo y con ella para formar parte del mismo, lo que supone “un reconocimiento y aporta gran visibilidad a la Universidad Rey Juan Carlos”.

Cinco líneas de trabajo contra la desinformación

El nuevo observatorio centrará sus investigaciones en cinco líneas de trabajo. En primer lugar, investigará sobre las características y tendencias del ecosistema ibérico de los medios digitales. También desarrollará tecnologías computacionales para la detección temprana de la desinformación. Además, verificará y desmentirá desinformación en el territorio ibérico, reportando a la Comisión Europea. Preparará también informes estratégicos sobre amenazas de desinformación, tanto para su conocimiento público como para las autoridades de España y Portugal. Por último, trabajará también en iniciativas de alfabetización mediática dirigidas a periodistas e informadores, jóvenes y la sociedad en su conjunto.

El grupo de la URJC, como señala Belén Puebla, se ocupará principalmente de “investigar el ecosistema ibérico de los medios digitales, con el fin de obtener y compartir conocimiento avanzado sobre la estructura, tendencias y oportunidades de desarrollo para los medios y el periodismo en España y Portugal”. Por otro lado INECO también se ocupará de “elaborar materiales y desarrollar acciones de alfabetización mediática”.

El observatorio está integrado por doce universidades, cinco organizaciones de verificación y agencias de noticias, y otros seis centros de investigación multidisciplinar. El equipo está liderado por el investigador principal (IP) del proyecto, Ramón Salaverría desde la Universidad de Navarra.

Además de las Universidades participan en IBERIFIER varios verificadores y agencias de noticias como Maldita.es, EFE Verifica o la portuguesa, Agencia LUSA de noticias, entre otros. El proyecto también cuenta con el concurso de organismos como el Real Instituto Elcano, el Barcelona Supercomputing Centre o la ‘Associação Literacia Para Os Medias e Jornalismo’.

Según el catedrático de Periodismo Ramón Salaverría, la puesta en marcha de IBERIFIER “supone un hito en la investigación sobre los medios digitales, pues creará un observatorio de máximo nivel, compuesto por más de 70 investigadores, especializados en áreas como la comunicación digital, las ciencias de la computación y los datos, y el análisis estratégico”.

Amenaza global

Según explica Belén Puebla, “la desinformación se ha convertido en un fenómeno global de sobreexposición a la información que afecta a gobiernos, empresas y ciudadanos por igual. El auge de las redes sociales como medios de comunicación e información, especialmente en el caso de Facebook y Twitter, ha aumentado la vulnerabilidad de la sociedad civil frente a las fake news. Estas nuevas tecnologías implican no sólo un mayor grado de conexión virtual entre individuos sino también un aumento exponencial de la velocidad a la que se transmite la información entre ellos. Esta viralidad es un factor esencial en la proliferación actual de desinformación a través no sólo de las redes sociales sino también de los medios de comunicación tradicionales como la prensa y la televisión”.

Puebla señala que “se hace imprescindible frenar, en la medida de lo posible, la desinformación. Y, para ello, es básica una buena alfabetización mediática que sea capaz de generar en la audiencia una lectura crítica de todas las informaciones que reciben, de tal forma que logren, al menos, acercarse a un mayor grado de veracidad sobre cualquier información que pase por sus manos”.

IBERIFIER es uno de los ocho observatorios de medios digitales y desinformación recién aprobados por la Comisión Europea. Los otros siete son el Ireland Hub, de la Dublin City University (Irlanda); EDMO BE/NL, de Stichting Nederlands Institute voor Beeld en Geluid (Holanda); Central European Digital Media Observatory (CEDMO), de Univerzita Karlova (República Checa); NORDIS - NORdic observatory for digital media and information DISorders, de Aarhus Universitet (Dinamarca), Belgium-Luxembourg Research Hub on Digital Media and Disinformation (EDMO BELUCOX), de Vrije Universiteit Brussel (Bélgica); DE FACTO Observatory of Information, de la Fondation Nationale des Sciences Politiques (Francia); y el Italian Digital Media Observatory; de la Luiss Libera Università Internazionale degli Studi Sociali Guido Carli (Italia).