Imprimir esta página
Jueves 20 de Mayo de 2021 a las 09:49

La URJC en la lucha contra la transfobia en el ámbito académico


Las jornadas “Políticas trans en las universidades”, organizados por la Red Interuniversitaria LGTBIQ+, han tratado de poner en valor las experiencias de personas trans en las universidades, teniendo a Lucas Platero, docente especializado en Psicología Social de la URJC, como uno de los ponentes.

El pasado lunes 17 de mayo se celebró el Día Internacional contra la homofobia, la bifobia y la transfobia. Para conmemorarlo y con el objetivo de una mayor concienciación, la organización Red Interuniversitaria LGTBIQ+ ha puesto en marcha la jornada “Políticas trans en las universidades”, con el objetivo de poner el foco en las experiencias de los alumnos, docentes y activistas trans en la universidad.

El evento tuvo lugar el miércoles, 19 de mayo, a través de la plataforma Zoom; y contó con la colaboración de la Universidad Complutense de Madrid, Universitat de Valencia, Universitat de Barcelona y Universidad de Cádiz. Fue inaugurado por Ángela Rodríguez, PAM del Ministerio de Igualdad; y Marina Echebarría, presidenta del Consejo de Participación de las personas LGTBI. Aproximadamente 70 personas han asistido a las jornadas en calidad de público.

La complicada realidad del estudiantado trans

El programa se ha dividido en dos bloques. En primer lugar, tuvo lugar la mesa redonda, titulada “Mesa de experiencias trans y no binarias del estudiantado”. Moderada por Alicia Ramajo, estudiante de la Universidad Complutense de Madrid, se han tratado numerosos temas relacionados con el día a día de los alumnos trans. Faltas de respeto hacia los pronombres de preferencia, la poca consideración que se tiene a la salud mental de las personas del colectivo y la dificultad a la hora de cambiar el nombre en el registro, fueron algunas de las problemáticas destacables. “No es normal que en las universidades del siglo XXI se nos desplace por el mero hecho de romper con lo que se considera normativo”, comenta Mario Tesouro, uno de los ponentes.

Lúa Gael, estudiante de la Universidad de Cuenca, ha hablado también sobre los problemas que tienen que afrontar las personas trans con problemas de salud mental, puesto que se les dificulta el acceso a la terapia hormonal. Un tema recurrente ha sido el trato de las hormonas como algo secundario, cuando para algunas personas es una necesidad, algo que ha agudizado más aún durante los primeros meses de confinamiento. “Las hormonas no son un capricho”, remarca otra ponente, Dalia García. “Que haya desabastecimiento de un medicamento como este es igual de grave que cualquier otro, pero desafortunadamente no se percibe como tal.”

El ámbito de investigación: un cambio inminente

Acto seguido, se ha abierto un foro de conversación y debate, “Diálogo de académiques y activitrans”. En esta sección participó Lucas Platero, profesor de las Ciencias de la Salud de la URJC especializado en Psicología Social; junto a Sam Fernández Garrido, de la Universidad de Granada. Gala Martínez, la estudiante de la Universidad de Alcalá de Henares, ha asumido el rol de la moderadora.

Un tema para destacar en esta mesa ha sido el sesgo de la visión binaria en el ámbito de investigación y la falta de interés y comprensión hacia los académicos e investigadores trans. “Las personas trans no están excepcionalmente bienvenidas”, comenta Lucas Platero. “No se aprecia el valor añadido que traemos, tanto personal como académico.” Remarcó que puede deberse a la frecuente creencia de que las ciencias sociales no se tengan tanto en consideración al ser vistos como algo relativo.

Sam Fernández Garrido habla, por su parte, sobre la inclusión de las cuestiones relativas al colectivo LGTBIQ+ en la docencia y en la agenda de investigación. Defiende que no basta con una o dos ocasiones, sino que requiere una transformación más profunda: “Los cambios no son estructurales porque no hay formación que lo acompañe”.

Finalmente, todos los ponentes enfatizan en la necesidad de una lucha constante. Aunque la reciente paralización de la reforma de la Ley Trans ha sido un golpe duro para el colectivo, no se pueden negar los avances que se han conseguido en la última década y que han marcado un camino a seguir. Esta inclusión y comprensión de que las personas trans existen en todos los ámbitos de la vida – incluyendo el universitario, - lo que debe llegar al público general. “No se trata de que sea la población pequeña, sino de normas sociales que se aplican a todo el mundo”, concluye Lucas Platero. “En este mundo diverso e igualitario, todos ganan”.