Imprimir esta página
Lunes 19 de Julio de 2021 a las 07:00

Marina Martín, premiada por su trabajo sobre obesidad mórbida y daño renal


Esta investigadora de la URJC, perteneciente al grupo Lipobeta, ha sido premiada con el accésit del premio ‘Margarita Lorenzo’ que otorgan la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular y la Fundación Lilly en el último congreso de dicha entidad, celebrado recientemente.

Raúl García Hémonnet

Investigar las diferencias moleculares entre pacientes con obesidad mórbida con y sin daño renal, le ha valido a Marina Martín el reconocimiento de la comunidad científica y este premio. “Estoy super contenta, significa que valoren tu trabajo todo el tiempo y las horas que supone, no solo para mí, si no para todo el grupo”, señala la joven.

Ha realizado su trabajo en el seno del grupo de investigación LIPOBETA dirigido por la doctora y profesora de la Facultad de Ciencias de La Salud, Gema Medina. En este trabajo, recuerda la joven investigadora, “están involucradas muchas personas, enfermeras del hospital 12 de octubre, personal de la universidad y del centro de investigación de Tenerife”.

Diferencias moleculares en pacientes con obesidad mórbida

El objeto del estudio y por lo que Marina ha recibido el accésit es haber encontrado una diferencia molecular en pacientes con obesidad mórbida que padecen daño renal respecto a aquellos pacientes que, con el mismo tipo de perfil, no padecen este tipo de daño.

Según explica Marina Martín, durante la investigación “hemos observado que las personas obesas sin daño renal presentan un perfil metabólico sano, a pesar de ese exceso de peso mientras que los que desarrollan el daño renal si tienen presentan un perfil metabólico patológico”.

La joven investigadora añade, “en la sangre hemos visto ciertas moléculas alteradas en pacientes con daño renal. Son generalmente moléculas derivadas del tejido adiposo (grasa). Nuestra hipótesis es que estas moléculas podrían estar alteradas y podrían estar afectando al riñón por medio de la circulación de la sangre”.

La siguiente fase de la investigación es demostrar si esa alteración molecular efectivamente provoca ese daño renal a pacientes con obesidad mórbida.

Si es así sería un hallazgo que puede contribuir a conocer mejor este tipo de patologías, como señala Marina Martín “nos puede ayudar en el diagnóstico, si llegamos a encontrar una molécula que puede predecir quién puede desarrollar daño renal u otras enfermedades. Mientras que en lo que respecta al tratamiento, una vez que estos pacientes tengan una enfermedad renal en fase inicial, modulando este tipo de moléculas (en sangre o en riñón) podríamos llegar a tratar la enfermedad”.

Buen entorno de investigación

Marina Martín califica los servicios de la universidad para investigar como “bastante buenos”, dentro de un marco general de la investigación en España infrafinanciado y con complicados entramados burocráticos. Esta joven investigadora destaca la novedad de los laboratorios y la calidad de servicios como la genómica o el animalario y reclama algo más de infraestructura para ser aún más excelentes en sus investigaciones.