• 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 20 de Mayo de 2022 a las 15:49

La promoción y la educación para la salud llegan a lo más alto de la Academia

La URJC nombra doctor ‘honoris causa’ al Dr. Hiram V. Arroyo Acevedo que ha reivindicado en su discurso poner en valor la dimensión social de la salud pública para contribuir a un mundo más igualitario.

Raúl García Hémonnet

La Universidad Rey Juan Carlos ha sido una de las primeras universidades en otorgar la máxima distinción académica a campos del conocimiento como la promoción y educación para la salud. Lo ha hecho en la figura del académico puertorriqueño Hiram V. Arroyo Acevedo que se ha convertido hoy, viernes 20 de mayo, en nuevo doctor ‘honoris causa’ por la URJC.

El Dr. Arroyo Acevedo ha llamado en su discurso pronunciado en el solemne acto de investidura, a, una vez pasada la pandemia reconsiderar el concepto de salud pública como algo que va más allá del enfoque biosanitario, y que se ve interpelado por aspectos sociales, políticos y económicos muy complejos.

En su intervención, Arroyo Acevedo, que ha agradecido solemnemente a la universidad y al Consejo de Gobierno el haber sido propuesto e investido, ha hecho un repaso de la historia de la educación para la salud, así como de infinidad de autores relevantes de este campo de las Ciencias de la Salud y ha señalado que esta disciplina, “tiene en cuenta los condicionantes sociales de la salud” y que sigue siendo una de las principales estrategias de salud pública.

Dimensión social de la salud pública

Un concepto de Salud Pública que tenga en consideración cuestiones políticas, sociales y económicas contribuirá a abordar la creciente desigualdad existente en el mundo, agravada por las consecuencias de la pandemia generada por la COVID-19.

En este sentido Hiram V. Arroyo ha señalado que la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la fractura de los sistemas de salud de todo el planeta.

Según Arroyo, en estos momentos, “la educación para la salud afronta importantes desafíos, como el ser una propuesta de bienestar y mejora de calidad de vida que respete y garantice los derechos y libertades”.

El nuevo doctor ‘honoris causa’ ha indicado que “parte de la grandeza del movimiento de promoción de la salud es concebir la salud como un asunto eminentemente político y social” y recordó las cifras de desigualdad en América Latina según la CEPAL que, en 2021 estimó que 86 millones de personas se encontraban en situación de pobreza extrema, 5 millones más que en 2020. Algo que pone de manifiesto las graves consecuencias de la pandemia en el aumento de la desigualdad.

Los objetivos de Salud Pública, a través de la promoción de la salud, señaló Arroyo, deben ser “la cobertura universal y acabar con otras barreras como las de género o las económicas” y añadió que la promoción de la salud debe ser una política de Estado.

El catedrático Arroyo resaltó el papel de las Universidades en estas dos labores, tanto en la educación para la salud como en la promoción de esta, a través de la capacitación profesional pero también convirtiendo las universidades en entornos saludables y puso en valor el trabajo en red en este sentido que se realiza tanto en el ámbito latinoamericano como en España.

Estar alerta ante las amenazas

Hiram Arroyo Acevedo denunció, ante el público que ha acudido al campus de Alcorcón “las amenazas a los sistemas de salud pública que se producen en América Latina y otras zonas del mundo”. También llamó la atención sobre el “debilitamiento por parte política de las estructuras de salud pública en entornos nacionales, autonómicos y municipales”. Estemos alerta, dijo, “ante estas amenazas que tienen a la promoción de la salud y la educación para la salud como accesorias”.

En este sentido, llamó a las universidades a unirse a esa lucha por el posicionamiento de ambas. Son tiempos, indicó, en los que las universidades deben reclamar políticas de salud dignas, inclusivas, basadas en la justicia social, los derechos y las libertades.

Salud y educación como garantes de la equidad

El rector de la URJC, Javier Ramos López señaló que “no hay política sanitaria más eficaz que la promoción de la salud y la educación para la salud” e indicó que el sumar a una persona de este campo de conocimiento al claustro “no tiene nada de casual”, “incorporamos a una persona que hace de la promoción de la salud su forma de vida, esencial en la construcción de una sociedad equitativa. Salud y educación son equidad y sostenibilidad”, añadió.

Ramos señaló que la crisis sanitaria ha planteado el dilema a la sociedad sobre si prevalecen los derechos individuales o las garantías colectivas o al contrario. En su opinión, señaló, “son complementarios”.

El rector reivindicó el papel de la URJC como motor de cambio en la Comunidad de Madrid y ascensor social en la región, destacando el hecho de que “en la Universidad Rey Juan Carlos tenemos muchos alumnos que son los primeros estudiantes universitarios de su familia”.

La decana de la Facultad de Ciencias de la Salud, Carmen Gallardo, se encargó de la ‘Laudatio’, en la que hizo un repaso a la extensa y excelsa trayectoria académica y profesional del nuevo doctor Honoris Causa. Gallardo resaltó la capacidad del doctor Arroyo para crear y consolidar redes académicas y profesionales desde la universidad y explorar nuevos caminos en su campo y señaló que, con este nombramiento la URJC se convierte en una de las primeras universidades en otorgar el más alto honor académico a una personalidad dedicada a la promoción y educación para la salud.

La investidura de Hiram V. Arroyo como nuevo doctor Honoris Causa por la URJC ha tenido lugar este viernes, a las 12 de la mañana, en el salón de actos del edificio de Gestión del campus de Alcorcón y se ha podido seguir por TVURJC. El acto ha estado presidido por el rector, Javier Ramos López, que ha estado acompañado por la secretaria general, Pilar Trinidad y el director del departamento de Especialidades Médicas y Salud Pública, Ángel Gil de Miguel. Además, se ha contado con la asistencia de autoridades médicas y representantes sanitarios de la Comunidad de Madrid, así como autoridades académicas y sanitarias latinoamericanas y familiares del dr. Hiram V. Arroyo.